Monday, August 22, 2011

El Tesoro más valioso.


Habìa una vez un rey que era muy querido y codiciado por las jóvenes màs bellas y adineradas del palacio. Sin embargo, ninguna de ellas habìa podido conquistar el corazòn del monarca, quien las veìa mas bien como superficiales y ambiciosas.

Un dìa, el rey hizo llamar a las jóvenes y les dijo que aquella que lograra demostrarle que poseìa el tesoro màs valioso, se convertirìa en su esposa y en la reina del lugar.

Sin perder tiempo, las mujeres se apresuraron en llevarle costosos objetos de oro y plata, piedras preciosas de incalculable valor y finas porcelanas. Pero nada de todo esto llamaba la atención del rey. De pronto, una delicada muchacha, de aspecto humilde, se presentò ante èl, con las manos vacìas. El rey la mirò por unos breves instantes y después le preguntò:

- ¿Y tù, que tienes para ofrecerme?.

Entonces la muchacha, tìmidamente, respondiò:

- Mi señor, como puede ver, yo no soy mujer de fortuna, y lo ùnico que tengo para ofrecerle es “mi tiempo”. Tiempo para amarlo, tiempo para escucharlo y respetarlo, tiempo para cuidarlo, tiempo para estar a su lado en los buenos momentos y tambièn en los malos. Le ofrezco todo mi tiempo para compartir juntos la vida…

El rey conmovido por tan especial ofrecimiento, decidiò finalmente tomar como esposa a esta humilde muchacha, y dijo:

- Todas llegaron hasta mì tratando de deslumbrarme con importantes bienes materiales que el dinero puede comprar; pero solamente una muchacha fue capaz de ofrecer el tesoro màs simple y màs valioso a la vez: “su propio tiempo”, que es la mayor riqueza que una persona tiene para entregar a los demàs.

Cuantas veces en nuestra propia vida cotidiana damos prioridad a las cosas superfluas y materiales, y nos olvidamos que el tiempo es la cosa màs preciosa que poseemos y que una vez que ha pasado nunca volverà, ni puede ser compensado. Por eso, hoy es el mejor dìa para regalarnos y regalar nuestro tiempo a todos aquellos que queremos…

Nosotros no perdemos tiempo en la vida; lo que se pierde es la vida, al perder el tiempo.

No comments: